Tuesday, September 23, 2014

El Buda de la Luz Infinita



El Buda Amida


El Buda Amida es el Buda principal del Budismo Tierra Pura (Shin). El nombre de Amida deriva del sánscrito antiguo, Amitabha o Amitayus, que significan vida y luz inmensurables o unidad.  La palabra Amida es una personificación o símbolo para indicar la dimensión trascendental y misteriosa, que es "no nacida, no creada y sin forma" también conocido coma Dharmakaya, el Shunyata (vacío), la vida única, la Gran Compasión y la naturaleza del Buda.  El Buda Amida esta más allá de la palabra e idea de Amida. Se puede decir que Amida es el vehículo que permite que experimentemos esta dimensión incomprensible de nuestra naturaleza verdadera.

Como un símbolo comprensible de la verdad universal (Dharma), Amida señala a la fuerza vital sin nombre que nos cuida o a la verdad que nos rodea e impregna, que trabaja incesantemente para despertarnos a la realidad tal y como es: el Nirvana. Lo consideramos como un gran pariente (Oyasama) que nos ofrece su amor incondicional y compasión universal y que nos asegura que la liberación espiritual es para todos.  Con esta energía viviente del amor y compasión, nadie es dejado atrás para sufrir los ciclos sin fin de nacimientos y muertes y tampoco hay juicio final ni un infierno eterno.  Al contrario, debido a su amor y compasión incondicional, el Buda Amida libera a todos los seres tal y como son.

Buda es un término que significa algunas cosas:  en primer lugar, es cualquier ser que haya despertado a la dimensión infinita; en segundo lugar, es la naturaleza más profunda de todas las cosas; y en tercer lugar, es nuestro potencial, realidad y destino.

Amida: La Totalidad de la Existencia


La opinión del Budismo sobre la realidad trascendental o dios se considera panenteístico.  Este término significa "todos está dentro de Dios (theos)" pero allí tenemos un gran problema con esta palabra; los budistas no creen necesariamente en un Dios personal.  Eso es prerrogativa personal de cada practicante.
El Budismo cree que todas las cosas están dentro y son parte de la dimesión infinita, la cual es como un despliegue de la tela interpenetrativa e infinita de la consciencia pura, personificada como el Dhamrakaya, que es Amida.  Sin embargo, Amida es más que la suma de todos sus componentes.

Esto nos lleva al concepto de Originación Interdependiente. Todo en la vida se manifiesta y se interpenetra con todas las otras cosas y tiene su realidad verdadera en todo.  Esta realidad dinámica se llama Shunyata o el "vacío", en la cual no hay un "yo" o identidad individual, sino que todas las cosas estan llenas de la totalidad, conocido por la unidad de la realidad, personificado como el Buda Amida.  

La realidad se entiende como un holograma que se ha quebrado en pedazos incontables. Cada pedacito contiene la imagen entera del holograma, pero no se puede decir que cada pedacito es el holgrama entero, ni tampoco la suma de todos los pedazos componen la imagen original.

La dimensión holográfica expuesta por el Budismo afirma que en la base más profunda de la realidad, la vida de cada ser viviente, incluyendo las galaxias, estrellas y mundos no son entidades separadas y solitarias sino que hay una fuerza vital única debajo de todo lo que vemos y no vemos, la que llamamos nuestras vidas individuales, la cual es realmente la misma vida, y es la consciencia que se manifiesta en todos los seres y cosas, animadas e inanimadas a través del Universo. Es decir, la Verdadera Realidad, es la misma vida compartida por todos los seres y el universo. Esta Verdadera Realidad mismo se simboliza como el Buda Amida, que también tiene otros nombres como la Unidad de la Vida y Luz, la Unica Vida, La Gran Compasión, la Naturaleza del Buda o la Vida y Luz Inmensurables.

Amida es como el océano espiritual ilimitado de la vida y de la luz, que es el fundamento de todo en el universo, incluyendo nuestra consciencia de ello. Todas las cosas dentro del cosmos pueden ser simbolizadas con las ondas en ese océano ilimitado del espacio y del tiempo. Algunas olas son más grandes y otras son más pequeñas, pero todas son finitas, destinadas a subir y después de bajar nuevamente dentro de la calma de las aguas profundas. Asimismo, somos uno con el Buda Amida (el océano espiritual) y Buda Amida es uno con nosotros (las olas). 

Esta realidad paradójica de unidad/separación se ilustra en la experiencia religiosa Shin con el Nembutsu Namu Amida Butsu, en el cual el ser finito (namu) y la energía universal (Amida Butsu) se experimenta como uno, pero a la vez cada uno mantiene su independencia y se queda tal y como es.

Historia Sagada

La Historia Sagrada del Budismo Shin es una saga de amor, compasión, sacrificio y triunfo. Se deriva del Gran Sutra de la Vida Inmensurable, que utiliza metáforas míticas y símbolos para explicar la naturaleza inconcebible del Nirvana, la realidad iluminada y su actividad compasiva primordial, que está más allá de nuestro pensamiento conceptual. Es decir, la Historia Sagrada no debe ser leída como una verdad literal sino como una metáfora que señala la actividad incesante de la compasión universal, que es la base de la realidad y es nuestra verdadera naturaleza.

En el Gran Sutra de la Vida Inmensurable, el Buda histórico le dijo a Ananda, uno de sus discípulos principales, la historia legendaria que ocurrió en tiempo sin comienzo. En esta historia sagrada, había un príncipe que se llamaba Dharmakara, que significa “el Almacén del Dharma,” quien renunció a su posición real, y se convirtió a un bhikshu: un buscador espiritual. Esta circumstancia se parece mucho al cuento del príncipe Siddhartha Gautama, quien después se convirtiría en el Buda histórico, Shakyamuni.

Su razón de realizar sus prácticas fue motivada por su gran compasión y su profundo amor por todos los seres a través del universo y el tiempo. Debido a su amor y compasión, Dharmakara declaró sus 48 votos religiosos, llamados colectivamente como el Voto Primal, para crear una Tierra Pura donde podía liberar a cada todos los seres de la existencia en incesante rueda de nacimientos y muertes - el Samsara.

La Tierra Pura, o Sukhavati en sánscrito, es un reino espiritual totalmente libre de avaricia, la cólera y la ignorancia, y está abierto a todos sin excepción. En el Budismo Shin, la Tierra Pura es idéntica con el Nirvana, el reino de la paz y la vida infinita, que no es un lugar específico, sino el reino trascendental de la fuerza vital (no-dualidad) que está por todas partes y es una con todo.

Durante miles de millones de años, Dharmakara realizó diversas prácticas y alcanzó el Despertar Supremo, y entonces se liberó a sí mismo - y a la vez a todos los seres dentro del espacio y tiempo. Logrando su Voto Primal, la Tierra Pura se convirtió en una realidad y él se convirtió en el Buda Amida, el Buda de la Vida y de la Luz Inmensurables.

Por lo tanto, Amida se manifestó en todos los cuartos del universo como el Nembutsu -Namu Amida Butsu y desde entonces, con su Nombre, trabaja incesantemente para despertar a todos los seres sintientes para que puedan renacer espiritualmente en la Tierra Pura de la Paz y la Felicidad.

Namu Amida Butsu

No comments:

Post a Comment