Thursday, July 30, 2015

10 Dudas sobre la Tierra Pura - Maestro Chih-i II

Pregunta 6

Aunque los seres sintientes, completamente enredados en las aflicciones, pueden lograr el renacimiento en la Tierra Pura, están inclinados a seguir desarrollando aflicciones y puntos de vista perversos constantemente. Bajo estas circunstancias, ¿cómo se puede decir que "trascendieron el Triple Mundo y alcanzaron la etapa de no-regresión"?

Respuesta

Aquellos que renacen en la Tierra Pura, aunque son seres ordinarios totalmente enredados en el mal karma, no pueden jamás desarrollar aflicciones o puntos de vista perversos, ni pueden fallar y no conseguir la no-regresión. Esto se debe a cinco factores:

a) el poder del gran, voto compasivo del Buda que siempre los abraza y los protege;
b) la luz del Buda [sabiduría] siempre brilla sobre ellos y, por tanto, la mente Bodhi de estas personas siempre progresa;
c) en la Tierra Pura Occidental, los pájaros, agua, bosques, árboles, viento y música - todo predica el Dharma del "sufrimiento, el vacío, la impermanencia y el no-yo." Al ver y escuchar esto, los practicantes comienzan a centrarse en el Buda, el Dharma y la Sangha;
d) los que renacen en la Tierra Pura tienen a los Bodhisattvas más avanzados como compañeros y están libres de todos los obstáculos, calamidades y condiciones malignas. Por otra parte, no hay externalistas o demonios, por lo que sus mentes estan siempre tranquilas y quietas;
e) una vez que renacen en la Tierra Pura, su esperanza de vida es inagotable, igual a la de los Budas y Bodhisattvas. Así, pueden cultivar pacíficamente por innumerables eones.

Como resultado de estas cinco causas y condiciones, los seres sintientes que renacen en la Tierra Pura, sin duda, lograr una realización progresiva y nunca desarrollarán aflicciones o puntos de vista perversos. Los seres sensibles en este mundo de las cinco turbiedades, por otra parte, tienen una esperanza de vida corta y se enfrentan a una serie de condiciones perversas y obstrucciones. Por ello, tienen grandes dificultades para lograr la no regresión. Esta verdad es evidente y esta fuera de toda duda.

Pregunta 7

El Bodhisattva Maitreya se encuentra ahora mismo en el Cielo Tusita. Él sucederá con éxito al Buda Sakyamuni y llegará a ser un Buda en el futuro. Me atrevo a pensar que debemos cultivar los aspectos más elevados de los Diez Virtudes y tratar de renacer en el Cielo Tusita, y verlo en persona. Cuando llegue el momento que Él descienda a la tierra y se convierta en un Buda, vamos a seguirle y, desde luego, lograremos la Budeidad en el curso de sus tres conjuntos de enseñanzas. Por ende, ¿por qué tenemos la necesidad de buscar el renacimiento en la Tierra Pura Occidental?

Respuesta

Renacer en el Cielo Tusita podría considerarse el equivalente a escuchar el Dharma y ver al Buda. Eso parece muy similar a la búsqueda de renacimiento en la Tierra Pura Occidental. Sin embargo, tras un análisis exhaustivo, hay muchas grandes diferencias entre los dos. Citemos dos puntos por el bien de la discusión.

A) A pesar de que podemos cultivar las Diez Virtudes, no es seguro que vayamos a lograr el renacimiento en el Cielo Tusita. Como se señala en los Sutras: "El practicante debe de cultivar los distintos Samadhi e introducirse profundamente en la concentración correcta para obtener el renacimiento en el Cielo Tusita".

De esto se puede deducir que el Bodhisattva Maitreya carece del expediente de "abrazar y escoltar." Esto no se puede comparar con el poder del voto original del Buda Amida y Su poder de luz, que puede abrazar y rescatar a todos los seres sintientes que se concentren en él. Por otra parte, cuando el Buda Sakyamuni explicó el significado del expediente de "abrazar y escoltar" en su exposición de los nueve grados de renacimiento, sinceramente exhortó a los seres sensibles a buscar el renacimiento en la Tierra Pura Occidental. Esto es más simple. El practicante sólo tiene que recitar el nombre del Buda Amida y, gracias a la congruencia del sentimiento y de la respuesta, logrará de inmediato el renacimiento. 

B) En segundo lugar, el Cielo Tusita se encuentra, después de todo, todavía dentro el reino del deseo [al que nuestro Mundo Saha también pertenece]. Por ende, los que retroceden son legión. En ese Cielo, los pájaros, ríos, bosques, árboles, viento... no predican el Dharma, y por lo tanto, no pueden ayudar a los seres sintientes a destruír sus aflicciones, concentrarse en la Triple Joya, ni desarrollar la Mente Bodhi. Por otra parte, en ese reino, hay diosas que encienden los cinco deseos en las mentes de los seres celestiales, hasta el punto de que algunas de ellas escapan la distracción y el enamoramiento.

¿Cómo puede ser esto comparado con la Tierra Pura Occidental, donde los árboles y los pájaros proclaman el maravilloso Dharma y el viento canta la iluminación, la destrucción de las aflicciones de los seres sensibles y refuerza la Mente Bodhi de los practicantes? Por otra parte, en la Tierra Pura de Buda Amida, no hay seres seductores. Los seres son vasos puros del camino Mahayana. Por ende, las aflicciones y el mal karma no pueden surgir. En estas circunstancias, ¿cómo pueden los cultivadores fallar en alcanzar la etapa de la realización progresiva rápidamente? Sólo hemos mencionado unos cuantos puntos de comparación, sin embargo, las diferencias entre la Tierra Pura y el Cielo Tusita ya son evidentes. ¿Cómo puede haber alguna duda adicional?

Por otra parte, el ver al Bodhisattva Maitreya y el logro los frutos del Arhat no es necesariamente una cosa segura. Durante la vida de Buda Sakyamuni, hubieron muchos que vieron Buda, pero no lograron la meta. En el futuro, cuando el Bodhisattva Maitreya aparezca en el mundo, sucederá lo mismo: incontables seres sintientes verán al Buda y escucharán el Dharma, pero no alcanzarán el estado de Arhat. Tal no es el caso de la Tierra Pura del Buda Amida: renacer es estar seguros de alcanzar el estado del No-Nacimiento, sin posibilidad de retroceder al Mundo Triple ni esclavitud al karma del Nacimiento y la Muerte.

En las Anécdotas sobre la Tierra Occidental [India], se encuentra la historia de tres Bodhisattvas, Ashanga, Vasubandhu y Simhabhadra, todos los cuales practicaban la meditación, determinados a buscar el renacimiento en el Cielo Tusita. Todos juraron que el primero de ellos en morir y renacer en el Cielo Tusita volvería y le informaría a los demás. Simhabhadra murió primero, pero luego de un largo tiempo aún no había regresado. Más tarde, cuando Vasabandhu se acercaba a la muerte, Ashanga le dijo: "Después de pagar sus respetos a Maitreya, vuelve y me dejas saber de inmediato". Vasabandhu murió, pero no regresó al cabo de tres años. Ashanga le preguntó, "¿Por qué te tomó tanto tiempo?". Vasabandhu respondió: "Después de pagar mis respetos al Bodhisattva Maitreya, escuchar su sermón y exhortaciones, y respetuosamente circunvalarle tres veces, volví inmediatamente. No podía volver pronto porque un día y noche en el cielo Tusita es equivalente a 400 años en la Tierra". Ashanga luego preguntó: "¿Dónde está Simhabhadra ahora?" Vasubhandu respondió: "Él se ha extraviado en el Atrio del Cielo Tusita y ahora se enreda en los cinco placeres. Desde el momento de su muerte hasta ahora, ha sido incapaz de ver a Maitreya".

Podemos deducir de esta anécdota que incluso los Bodhisattvas que renacen en el Cielo Tusita están sujetos
al engaño, por no hablar de los mortales comunes. Es por esto que los practicantes que deseen tener la seguridad de la no-regresión deben buscar el renacimiento en la Tierra Pura Occidental en lugar del Cielo Tusita.

Pregunta 8

Desde tiempos inmemoriales, los seres sintientes han cometido innumerables transgresiones. Por otra parte, en esta vida, desde la infancia hasta la vejez, crean mal karma adicional, y no les permite tener la oportunidad de encontrar buenos consejeros espirituales. Bajo estas circunstancias, ¿cómo se puede decir que "En el momento de la muerte,  lograrán el renacimiento con sólo diez expresiones perfectas del nombre del Buda"? Por otra parte, ¿cómo satisfactoriamente explicar la enseñanza de que dichos practicantes "trascienden el karma del Reino Triple"?

Respuesta

En verdad, es difícil evaluar el número o la fuerza de las semillas kármicas del bien y el mal que los seres sintientes han creado desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, aquellos que en el momento de la muerte, encontren un buen consejero espiritual y logren recitar diez enunciados, deben haber creado un buen karma en el pasado. De lo contrario, no podían incluso llegar a conocer a un buen consejero espiritual, y mucho menos cumplir diez recitaciones puras.

Ahora bien, no piense que el mal karma desde el principio de los tiempos es pesado mientras diez enunciados en el momento de la muerte son la livianos. Citaré tres razones por las cuales el renacimiento en la Tierra Pura no necesariamente dependerá del peso del mal karma, la cantidad de práctica o la duración del cultivo. Estas son: a) la Mente, b) las condiciones y c) la cuestión de la certeza.

a) Mente

Las transgresiones cometidas por los seres sintientes surgen del pensamiento perverso y engañado. La recitación del nombre del Buda, por otro lado, surge del pensamiento correcto, es decir, al escuchar el nombre y las verdaderas virtudes del Buda Amida. Una de ellas es falsa y la otro es cierta. No hay comparación posible entre ellos.

Esto es similar a una casa que se ha mantenido cerrada durante diez mil años. Si las ventanas se abren de repente y dejam entrar la luz del sol, toda la oscuridad se disipa de inmediato. Sin importar cuan largo el período de oscuridad pueda haber sido, ¿cómo puede dejar de desaparecer? Asimismo ocurre con los seres sintientes que han cometido transgresiones durante muchos eones, pero logran el renacimiento en el momento de la muerte a través de diez recitaciones puras.

b) Condiciones

Las transgresiones ocurren gracias a los pensamientos erróneos oscuros, combinados con las circunstancias y ambientes ilusorios. La recitación del nombre del Buda, por el contrario, surge al escuchar el nombre de Amida y las puras virtudes del Buda, en combinación con la aspiración a la iluminación. Una de ellas es falsa y la otra es verdadera. No hay posible comparación entre ellos.

Esto es análogo a una persona que es herida por una flecha envenenada. La flecha ha penetrado profundamente dentro de su cuerpo y el veneno es fuerte, hiriendo a su carne y huesos. Aún así, si en ese momento escucha el "tambor celestial," la flecha "saldrá hacia fuera" de su carne por sí misma y el veneno se neutralizará.  Asimismo ocurre con los seres sintientes que han cometido transgresiones durante muchos eones, pero logran el renacimiento en el momento de la muerte a través de diez recitaciones puras.

c) La certeza de la salvación

Cuando los seres sintientes cometen transgresiones, lo hacen dado a su "estado mental intervensor" o el "estado post-mental." Estos dos estados mentales no son aplicables, sin embargo, al momento de la muerte: sólo existe el pensamiento potente, totalmente intenso de la recitación, dejando ir todo antes de morir. Por ello, se logra el renacimiento.

Esto es análogo a un cable muy grande y fuerte que incluso miles de personas no pueden romper. Sin embargo, un niño empuñando una "Espada celestial" puede cortarlo en varias piezas sin dificultad. Esto también es similar a una enorme pila de madera, acumulada durante miles de años, que, cuando es prendida en fuego por una pequeña llama, es completamente consumida en un corto tiempo. Lo mismo es cierto de alguien quien ha practicado las Diez Virtudes a lo largo de su vida, buscando renacimiento en los Cielos. Si, en el momento de la muerte, él desarrolla un pensamiento perverso, descenderá de inmediato, en cambio, en el Infierno Avici (interminable).

Aunque el mal karma es intrínsecamente falso e ilusorio, la fuerza irresistible de la mente y el pensamiento todavía pueden alterar una vida de buen karma y hacer que el individuo descienda en los malos caminos. ¿Cómo, entonces, puede la recitación del nombre del Buda, que es buen karma, afectar el momento de la muerte, fallar en eliminar el mal karma, a pesar de que ese karma puede haber sido acumulado desde tiempo inmemorial? Por eso, alguien que haya cometido muchas transgresiones durante muchos eones, pero, en el momento de la muerte logra diez recitaciones con una mente totalmente seria, sin duda renacerá en la Tierra Pura. No lograr el renacimiento en tales circunstancias sería de hecho inconcebible.

Los Sutras enseñan:

"Una sola recitación totalmente sincera del nombre del Buda Amida borra las graves faltas de ocho millones de eones de nacimientos y muertes".

Esto es posible porque el practicante recita el nombre del Buda con una mente de sinceridad y por lo tanto puede aniquilar el mal karma. Mientras, en su lecho de muerte, pronuncie el nombre del Buda con total sinceridad mental, él asegurará su renacimiento. No puede haber más dudas al respecto.

Tradicionalmente, se ha explicado que del moribundo que tenga la capacidad de recitar diez nombres del Buda debe haber acumulado un buen karma en vidas anteriores. Esta explicación no es, sin embargo, correcta. ¿Por qué es esto así? Se debe a que, como un comentario dice: "si se tratara de una mera cuestión de karma previo, sólo el voto para el renacimiento sería necesario, y no habría lugar en lo absoluto para la práctica ...".

El practicante que, en su lecho de muerte, logre diez recitaciones, es capaz de hacerlo debido a sus buenas condiciones anteriores (lo que le permitieron conocer a un buen asesor espiritual) y debido a su propia recitación incondicional. Atribuir el renacimiento en tales circunstancias exclusivamente al buen karma anterior seria un gran error. Espero que los practicantes ponderen sobre esta verdad profunda, desarrollen una mente firme, y no sean desviados por puntos de vista erróneos.

Pregunta 9

La Tierra Pura Occidental se encuentra a diez mil millones de tierras de Buda de distancia de aquí. La gente común son débiles y frágiles. ¿Cómo pueden llegar a ella?

Respuesta

La Tierra Pura Occidental es descrita como una tierra que existe a diez mil millones de tierras de Buda de aquí sólo con respecto a los conceptos limitados de los seres con ojos de carne y hueso, sumidos en el nacimiento y la muerte. 

Para aquellos que han alcanzado el karma puro del renacimiento en la Tierra Pura, la mente en Samadhi en el momento de la muerte es, precisamente, la Mente del renacimiento en la Tierra Pura. Tan pronto como el pensamiento [del renacimiento] surge, se logra el renacimiento. Por eso leemos en el sutra de la Meditación  que "la Tierra Pura del Buda Amida no está lejos de aquí". Por otra parte, el poder del karma es inconcebible. En el espacio de un pensamiento, el renacimiento en la Tierra Pura se logra. No hay por qué preocuparse por la distancia.

Esto es análogo a una persona que esta durmiendo y soñando. Aunque su cuerpo está en la cama, su mente viaja por todas partes, a todos los mundos, como si estuvieran despiertos. El renacimiento en la Tierra Pura es, hablando en términos generales, similar a este ejemplo.

Pregunta 10

Ahora he decidido buscar el renacimiento en la Tierra Pura Occidental. Sin embargo, no sé qué prácticas cultivar, ni cuales son las semillas del renacimiento en la Tierra Pura Occidental. Por otra parte, las personas ordinarias que tienen familias y no se han librado de la lujuria y el apego, ¿pueden lograr el renacimiento?

Respuesta

Si un cultivador desea tener la seguridad del renacimiento, debe perfeccionar dos prácticas: la práctica de "asco a los cinco deseos" y la práctica de la "alegría en los votos." 

A) La práctica de "disgusto" se refiere al hecho de que la gente común ha sido sometida a los cinco deseos desde tiempo inmemorial. Por ello, vagan a lo largo de los seis caminos, soportando sufrimientos indecibles. En ese atolladero, a menos que se se alejen de los cinco deseos, ¿cómo van a escapar del ciclo del nacimiento y la muerte?

Por ello, el cultivador de la Tierra Pura debe visualizar constantemente este cuerpo como una masa de carne y huesos, sangre y pus, una bolsa de carne que contiene flema, pus, orina, heces y otras sustancias asquerosas. El Sutra del Parinirvana detalla:

"Esta fortaleza de cuerpo - sólo los demonios malos y engañados podrían tolerar vivir en el. ¿Quién con sabiduría jamás se aferra a deleitarse con  tal?".

Otra escritura dice:

"Este cuerpo es la confluencia de todo tipo de sufrimiento; es una cárcel, una prisión, una masa de úlceras; todo lo que es impuro. En verdad, no vale la pena aferrarse a el - incluso los cuerpos celestes de las deidades no son diferentes."

Por ello, ya sea caminando, de pie, sentado o recostado, dormido o despierto, los cultivadores siempre deben visualizar este cuerpo como nada más que una fuente de sufrimiento, sin ningún tipo de placer, y desarrollar un profundo sentimiento de asco... [así gradualmente se libran de pensamientos lujuriosos].

Por otra parte, el cultivador debe también participar en los Siete Tipos de Meditación sobre la Impureza (por ejemplo, como un feto, en la zona impura de la matriz, bebiendo sangre de la madre, emergiendo desde el vientre, con pus y sangre y malos olores... después la muerte, el cuerpo hinchado y podrido, con la carne y los huesos en desorden).

Nuestros propios cuerpos y los cuerpos de los otros son lo mismo. Si constantemente meditamos en estas siete impurezas, desarrollamos disgusto hacia esas formas masculinas y femeninas que la gente común juzgan atractivas y hermosas. Las llamas de la lujuria disminuyen gradualmente. Si, además, podemos practicar las meditaciones sobre las Nueve Clases De Putrefacción, (por ejemplo, la meditación sobre el cadáver fresco, el cadáver hinchado, el cadáver sangrando y en supuración, el esqueleto ... y otras etapas progresivas de decaimiento del cuerpo humano después de la muerte), tanto mejor.

También debemos comprometemos a librarnos siempre de volver a nacer en una familia ignorante, o con el cuerpo de un iluso en el Reino Triple, y en lugar aspirar a ser dotados de un cuerpo puro en la Tierra de la Naturaleza del Dharma. Esto constituye un análisis general de la práctica del disgusto.

B) Existen, en general, dos aspectos en hacer el voto alegre de "rescatarse a uno mismo y a los demás."

1) El practicante debe darse cuenta con claridad del objetivo del renacimiento - buscar eliminar el sufrimiento para uno mismo y para todos los seres sintientes. Él debe pensar así: "Mi propia fortaleza es limitada, todavía estoy atado por el karma; además, en estea vida profana, las circunstancias y condiciones que conducen a las aflicciones son abrumadoras. Es por esto que todos los seres sensibles y yo nos estamos ahogando en el río de la ilusión, vagando por los malos caminos desde tiempos inmemoriales. La Rueda del nacimiento y la muerte gira sin fin; ¿Cómo puedo encontrar una manera de rescatarme a mí mismo y a otros en una manera segura? No hay más que una solución: renacer en la Tierra Pura, estar cerca de los Budas y Bodhisattvas, y, basándome en el medio ambiente sumamente auspicioso de ese reino, meditar y cultivar el estado del No-Nacimiento. Sólo entonces puedo entrar en el mundo del mal para rescatar a los seres sensibles".

Vemos en el Tratado del Renacimiento:

"Desarrollar la Mente Bodhi es precisamente buscar la Budeidad; buscar la Budeidad es desarrollar la Mente de rescatar a todos los seres sensibles; y la Mente de rescatar a todos los seres sensibles es nada menos que la Mente que reúne a todos los seres y ayuda a lograr el renacimiento en la Tierra Pura".

Por otra parte, para asegurar el renacimiento, debemos perfeccionar dos prácticas: el abandono de las tres cosas que dificultan la iluminación y acatar las tres cosas que fomentan la iluminación.

¿Cuáles son las tres cosas que dificultan la iluminación?

Primero, la Mente de buscar nuestra propia paz y felicidad, el aferramiento al ego y el apego a nuestros propios cuerpos. El practicante debe seguir el camino de la sabiduría y dejar todos esos pensamientos muy atrás. Segundo, la Mente de abandonar y no rescatar a los seres sensibles del sufrimiento. El practicante debe seguir el camino de la compasión y dejar todos esos pensamientos muy atrás. Tercero, la Mente de buscar exclusivamente el respeto y las ofrendas, sin buscar la manera de beneficiar a los seres sintientes y llevarlos a la paz y la felicidad. El practicante debe seguir el camino de los medios expedientes y dejar todos esos pensamientos muy atrás.

Una vez que se ha abandonado estos tres obstáculos, el practicante obtendrá las tres cosas que fomentan la iluminación. Estas son: primero, la "Mente pura y sin mancha" de no buscar la felicidad personal. Si aspiramos al placer personal, el cuerpo y la mente se contaminan y obstruyen el camino de la iluminación. Segundo, la "Mente pura y en paz," de rescatar a todos los seres sintientes del sufrimiento. Si no estamos rescatando a los seres sensibles y ayudándolos a escapar de los sufrimientos del nacimiento y la muerte, vamos en contra de la ruta Bodhi. Tercero, una "Mente pura y dichoso," tratando de ayudar a los seres sintientes a lograr el Gran Nirvana. Debido a que el Gran Nirvana es el reino eternamente dichoso, si no ayudamos a los seres sintientes a lograrlo, obstruimos el camino del Bodhi.

¿Cómo podemos abandonar las cosas que obstaculizan la iluminación y acatar las cosas que fomentan la iluminación? - Precisamente mediante la búsqueda del renacimiento en la Tierra Pura Occidental, permaneciendo constantemente cerca de los Budas y cultivando el Dharma hasta que alcancemos el No-Nacimiento. En ese momento, es posible navegar el barco de los grandes votos a voluntad, entrar en el mar del Nacimiento y la Muerte y rescatar a los seres sensibles con la sabiduría y la compasión. Así termina nuestra discusión de la meta del renacimiento.

2) El cultivador debe contemplar las características de la Tierra Pura y las características favorables del Buda Amida, según se desprenden de los Sutras.

Además, con la práctica la caridad, manteniendo los preceptos y con la realización de toda clase de buenas obras, los practicantes de la Tierra Pura siempre deben dedicar los méritos hacia el renacimiento en la Tierra Pura para ellos y todos los demás seres sintientes.

Si el practicante puede cultivar la alegría de los votos, según lo establecido en la sección B, desarrollará una mente de esperanza y anhelo por la Tierra Pura y logrará el renacimiento sin falta. Esto es lo que se entiende por prometerse en rescatarse a uno mismo y a los demás.

FIN

No comments:

Post a Comment