Tuesday, January 31, 2017

Textos Tierra Pura II: Junirai - el Himno al Buda Amida

El Junirai fue escrito por Nagarjuna, uno de los filósofos budistas más famosos e influenciantes de todos los tiempos y quien en considerado como el "segundo Shakuyamuni". En el, Nagarjuna expresa con elocuencia la profundidad de su gratitud al Buda Amida.



Antes el Buda Amida, a quien los Deva y los hombres rinden culto,
Me humillo en la más profunda reverencia.
En su maravillosa Tierra de Bienaventuranza
Esta rodeado por incontables Bodhisattvas.

Su forma dorada brilla puramente, como el Rey de la montaña (Sumeru);
Su práctica de la Verdad es firme, al igual que el ritmo de un elefante;
Sus ojos azules, como un loto puro, irradian luz.
Así, me postro ante en Buda Amida.

Su rostro es perfectamente puro y redondo, como la luna llena;
Su majestuosa luz brilla como mil soles y lunas;
Su voz es como un tambor celestial; como un ave celestial (Kokila).
Así me postro ante el Buda Amida.

Avalokiteshvara lleva sobre su corona,
La imagen de Amida adornada con muchas joyas preciosas,
Sometiendo la arrogancia de los demonios y los herejes,
Así, me postro ante Amida Buda.

Incomparable, vasta y pura son sus virtudes,
Claramente se extienden como un gran espacio abierto,
Sus actos benefician libremente a todos.
De este modo me postro ante el Buda Amida.

Los Bodhisattvas de las diez direcciones,
Y un sinnúmero de maras siempre lo veneran.
Él mora con el Poder del Voto para el bien de todos los seres.
Así, me postro ante Amida Buda.

En el estanque del tesoro de oro, donde las flores de loto florecen,
Establecido con la bondad se encuentra un trono maravilloso;
Donde reina el Señor, como el Rey del Monte (Sumeru).
Así, me postro ante Amida Buda.

De las diez direcciones todos los Bodhisattvas vienen,
Revelando poderes maravillosos, haciendo que todos alcancen el estado de la felicidad;
Honrando su rostro, ofrecen homenaje eterno.
Así, me postro ante Amida Buda.

Todas las cosas son transitorias y sin existencia intrínseca,
Como la luna sobre el agua, rayos, sombras, o el rocío.
"El Dharma no se puede expresar con palabras", el Buddha proclamó.
Así, me postro ante Amida Buda.

No hay palabras de mal en su tierra;
Sin miedo de los malignos, ni malos caminos;
Con corazón sincero todos los seres le adoran.
Así, me postro ante Amida Buda.

Su tierra de infinitas conveniencias
Carece de cosas degeneradas o seres malvados;
Así, uno puede alcanzar el Bodhi del no-retoro y del renacimiento.
Así, me postro ante Amida Buda.

Así he alabado las virtudes del Buda Amida.
Sin límites, como el horizonte del mar;
Al recibir estas cualidades puras y buenas
Que todos los seres a nacer en su Tierra de la Felicidad.

No comments:

Post a Comment