Friday, January 27, 2017

Yakushi Kyo - El Sutra del Buda de la Medicina

El Sutra del Buda de la Medicina es un Sutra Mahayana que detalla los votos pasados del Buda Bhaisajyaguru, conocido como Yakushi Nyorai en japón, el Buda de la Medicina y su Tierra Pura de Luz de Lapis Lazuli. Yakushi Nyorai es el Buda de la curación y la medicina en el Budismo Mahayana. Conocido comúnmente como el "Buda de la Medicina", Yakushi es descrito como un médico que cura el dukkha (sufrimiento) usando la medicina de sus enseñanzas. Aunque también se considera como el Buda del Este, en la mayoría de los casos es reemplazado por el Buda Akshobhya.

Aquí presento una traducción del Sutra del Buda de la Medicina al español. Todo error en traducción es enteramente mío.


El Sutra del Buda de la Medicina

 
Así he oído:

Une vez el Honrado por el Mundo se encontraba en la ciudad de Vaishali, descansando bajo una arboleda que emitía música, en compañía de una congregación de ocho mil monjes, treinta y seis mil Bodhisattvas Mahasattvas, reyes, ministros, brahmanes, discípulos, seres celestiales, dragones y el resto de la Óctuple División, seres humanos y no-humanos. Esta Gran Asamblea ilimitada se reunió a su alrededor con gran veneración. Allí, Él les habló el Dharma.

Entonces, inspirado por el inmenso poder del Buda, Manjushri, el Príncipe del Dharma, se levantó de su asiento, descubrió su hombro derecho, poniendo su rodilla derecha en el suelo y uniendo sus palmas, hizo una reverencia y se dirigió al Buda diciendo: "Honrado por el Mundo, deseamos que nos cuente sobre las diferentes características de todos los Budas, sus nombres y sus grandes votos originales, como así también sus inigualables méritos y virtudes. Esto podrá erradicar las obstrucciones kármicas de los que escuchen. Será especialmente benéfico para aquellos seres sintientes que vivan en la Era de la Apariencia del Dharma."

Entonces, el Honrado por el Mundo alabó al Bodhisattva Manjushri diciendo: "¡Excelente!, ¡Excelente!", Manjushri, por tu gran compasión describiré los nombres, los votos originales y los méritos y virtudes de todos los Budas. Esto liberará a los que tienen obstrucciones kármicas y traerá beneficio, paz y felicidad a los seres sintientes en la Era de la Apariencia del Dharma. Escucha y reflexiona cuidadosamente".

Manjushri contestó: "Sí por favor, enséñanos. Estaremos contentos de escuchar".

El Buda, dirigiéndose a Manjushri, dijo: "Yendo hacia el Este, atravesando Tierras de Budas diez veces más numerosas que las arenas del Río Ganges, hay un mundo llamado Cristal Puro. El Buda de aquél mundo se llama, Bhaisajyaguru Vaidurya Prabhasa Tathagata, Arhat, Samyak-sambuddha, Vidyacarana-sampanna, Sugata, Lokavid, Annutara, Purusa-dhamya-sarath, Sasta devamanusyam, Buddha, Bhagavan.

"Manjushri, cuando aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina del Resplandor de Cristal, seguía el sendero del Bodhisattva, formuló los siguientes doce grandes votos, los cuales hacen posible que todos los seres sintientes obtengan lo que anhelan:

"Primer Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado el Supremo Estado de la Suprema Iluminación, brillantes rayos de luz irradiaran desde mi cuerpo, iluminando a incontables reinos. Mi cuerpo estará adornado con los Treinta y Dos Signos de la Grandeza y con las ocho características auspiciosas. De este modo, influiré en los seres sintientes para que puedan ser justos como yo.

"Segundo Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya logrado la Suprema Iluminación, mi cuerpo irradiara ampliamente la luz de color Lapislázuli. Llevare los adornos de las virtudes supremas y seré un centro de brillantez más magnifico que la luz del sol y de la luna. Con esa luz despertare la mente de todos los seres que se encuentren en la oscuridad y los capacitare para que persigan su superación espiritual.

"Tercer Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, transmitiré sabiduría infinita y métodos hábiles de liberación a todos los seres sintientes y les proporcionare lo que necesiten para satisfacer sus necesidades materiales. Nunca experimentaran escasez de nada. Haciendo que todos los seres sintientes obtengan una cantidad inagotable de los materiales que necesiten utilizar y que no les falte ni lo más mínimo.

"Cuarto Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, guiare a los que sigue vías heréticas hacia el sendero de la iluminación. Asimismo, conduciré a los que persiguen la meta de un Srhavaka o Pratyekabuddha para que se identifiquen con el sendero del Mahayana.

"Quinto Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema iluminación, ayudare a los seres sintientes a cultivar la buena moral para que ajusten su conducta a las reglas de la perfección, de conformidad con los preceptos. Prometo que incluso los que violaron los preceptos podrán purificar sus faltas solo con escuchar i nombre y no tendrán que descender a reinos bajos.

"Sexto Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que nacieron con cuerpos imperfectos, que sufran menoscabos, que sean feos, estúpidos, ciegos, sordos, mudos, impedidos, jorobados, leprosos, dementes o sufran de enfermedades, al oír mi nombre, obtendrán cuerpos bien formados, con sentidos intactos, y serán dotados de buena inteligencia. Los cuidare para que estén libres de enfermedades y sufrimientos.

"Séptimo Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes afligidos por enfermedades, que no cuenten con la ayuda de nadie, que no tengan un lugar donde ir, que carezcan de médicos, medicinas y familiares, que no cuenten con un hogar y vivan en condiciones miserables y de desamparo, tan pronto mi nombre llegue a sus oídos, se aliviaran de sus quebrantos. Con cuerpos y mentes sanos, podrán mejorar sus condiciones, disfrutar de un hogar, de una familia y de abundancia y, finalmente, podrán realizar sin desvíos la Suprema Iluminación.

"Octavo Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, las mujeres que sufran de su condición biológica y deseen abandonar su forma femenina, con escuchar mi nombre, podrán renacer como hombres. Allí desarrollarán cualidades nobles y, finalmente, podrán realizar la Suprema Iluminación.

"Noveno Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, ayudare a todos los seres sintientes a liberarse de las influencias demoniacas y de los apegos a caminos heréticos. Conduciré a los que se encuentren atrapados en ideas equivocadas hacia la visión correcta, hasta que gradualmente cultiven las prácticas de los Bodhisattvas y rápidamente realicen la Suprema Iluminación.

"Décimo Gran Voto: Prometo que en futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que estén encadenados, golpeados, aprisionados, condenados a muerte o sometidos a incontables miserias y humillaciones y que sufran de opresión de cuerpo y mente, solo tendrán que escuchar mi nombre para ser liberados de estas aflicciones, gracias al gran poder de mis méritos y virtudes.

"Undécimo Gran Voto: Prometo que en futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, a los seres sintientes atormentados por el hambre y la sed, que crean karma malsano en su intento por sobrevivir, si logran escuchar mi nombre y lo recitan con sinceridad persistencia, les proporcionare las comidas y bebidas más exquisitas. Finalmente, cuando llegue a probar el sabor del Dharma, los estableceré en el sendero de la paz y alegría.
 
"Duodécimo Gran Voto: Prometo que en el futuro, cuando haya alcanzado la Suprema Iluminación, los seres sintientes que estén desamparados, carentes de ropas, expuestos a condiciones de calor y frio, a las picaduras de mosquitos y moscas, sufriendo de día y de noche, si escuchan mi nombre y lo recitan con sinceridad y fe, sus carencias serán remediadas. Inmediatamente recibirán ropas exquisitas, con preciosos adornos, guirnaldas de flores y perfume de sándalo y disfrutaran de música que alegrara su corazón.

"Manjushri, estos son los doce maravillosos grandes votos proferidos por el Lokajyestha, Bhaisajyaguru Vaidurya Prabhasa Tathagata, Arhat, Samyaksambuddha, mientras practicaba su camino de Bodhisattva.

"Más aún, Manjushri, aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, mientras recorría el camino del Bodhisattva, realizó estos grandes votos y los méritos y virtudes y adornos de su Tierra de Buda. Podría seguir hablando durante un kalpa o más de un kalpa y el tema aún no se habrían extinguido.

"En la Tierra Pura de aquél Buddha hay pureza y serenidad constantes. No hay mujeres, no hay malos caminos ni sonidos de sufrimiento. El suelo es de vaidurya y está dividido por cuerdas de oro. Las murallas, torres, palacios, pabellones y ventanas adornadas con redes están hechos con los siete tesoros y son idénticos a los del Mundo de Suprema Felicidad del Oeste.

"En el Mundo del Buda de la Medicina hay dos Bodhisattvas Mahasattvas. Uno es el Bodhisattva Suryaprabha (Luz Solar que Brilla Ilimitadamente), y el otro es el Bodhisattva Candraprabha (Luz Lunar que Brilla Ilimitadamente). Ellos son los líderes entre incontables e ilimitados Bodhisattvas de aquella Tierra. Serán los próximos Budas en dicha tierra. Ambos pueden mantener apropiadamente el precioso tesoro de la doctrina correcta de aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal.

"Por lo tanto, Manjushri, aquellos buenos hombres y buenas mujeres que tienen fe, deben realizar el voto de renacer en aquella Tierra de Buda".

Entonces, el Honrado por el Mundo continuó su discurso diciéndole al Bodhisattva Manjushri: "Manjushri, hay seres vivientes que no pueden diferenciar el bien del mal, son codiciosos y avaros, nunca aprenden acerca del dar y sus retribuciones, son tontos, ignorantes y carecen de inteligencia, acumulan una gran fortuna y la cuidan con diligencia. Cuando ven venir a un mendigo se sienten molestos y cuando deben dar sin beneficio propio, sufren un profundo y doloroso enfado, es como si les cortaran una parte de su cuerpo. Estas personas son avaras hasta consigo mismas.

"Hay otros incontables seres sintientes avaros y codiciosos que acaparan todo tipo de bienes para sí mismos, los que ni siquiera utilizan para ellos, mucho menos para sus padres, esposas, hijos, sirvientes o mendigos.

"Después de su muerte física, aquellos seres sintientes renacerán como espíritus hambrientos o como animales. Si en sus existencias anteriores, cuando fueron humanos, escucharon el nombre del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, y en el momento en que están en un camino nefasto recuerdan aunque sea brevemente el nombre de aquél Tathagata, en el preciso instante de recordarlo terminarán ese tipo de vida y renacerán como un ser humano. Entonces recordarán sus vidas pasadas y temerán los dolores de los Senderos Nefastos. No le darán importancia a los placeres mundanos y se contentarán con dar y elogiar a aquellos que dan. Darán todo lo que tengan sin sentir lástima al hacerlo. Paulatinamente donarán hasta sus órganos, cabeza, ojos, manos, y pies, sangre, carne, y todo su cuerpo en un acto de caridad, ni mencionar el dinero y las posesiones materiales.

"Más aún, Manjushri, si hay seres sintientes que estudian lo que enseña el Tathagata pero que quebrantan los preceptos, y también aquellos que no quebrantan los preceptos pero sí las reglas menores, aquellos que no tienen puntos de vista erróneos pero descuidan el aprendizaje y no son capaces de comprender el significado profundo de lo que enseña el Buda, aquellos que poseen un conocimiento amplio pero son arrogantes y oscurecidos por su arrogancia se justifican a sí mismos y critican a los demás difamando la enseñanza correcta, se unirán al séquito de Mara. Con su ignorancia, no sólo se extraviarán ellos mismos, sino que conducen a innumerables seres a caer en grandes trampas peligrosas.

"Estos seres sintientes supuestamente deberían renacer en los infiernos, como animales o como fantasmas, haciéndolo infinitas veces. Si escuchan el nombre del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal y abandonan sus actos malvados y realizan todas las acciones correctas, no sufrirán ninguna caída en los Senderos Malignos..

"Si aquellos que han caído en los Senderos Nefastos y que por no haber podido renunciar a sus prácticas perversas no han cultivado los dharmas saludables, por el poder de los votos originales de aquél Tathagata, se manifestarán delante suyo, escucharán su nombre brevemente y renacerán nuevamente como seres humanos. Todos ellos tendrán puntos de vista correctos, trabajarán vigorosamente y sus mentes estarán controladas y felices, dejarán la vida de hogar y tomarán y mantendrán el estudio de las enseñanzas del Tathagata sin quebrantar ninguna regla. Tendrán puntos de vista correctos y amplio conocimiento y comprenderán los significados profundos. No serán orgullosos ni difamarán la enseñanza correcta. No serán compañeros de los demonios. Paulatinamente practicarán el camino del Bodhisattva y rápidamente obtendrán la perfección.

"Más aún, Manjushri, si hay seres sintientes que son avaros y celosos, se alaban a sí mismos y difaman a los otros, caerán en los tres reinos malignos y sufrirán diversos e intensos dolores durante ilimitados miles de años. Luego de haber soportado fuertes dolores. al finalizar sus vidas nacerán entre los humanos como bueyes, caballos, camellos, o burros. Serán castigados constantemente, sufriendo hambre y sed. Continuamente acarrearán grandes pesos a través de los caminos, o renacerán como humanos entre las clases más bajas, como esclavos o sirvientes que siempre reciben órdenes de los demás y se sentirán incómodos en todo momento. Si mientras fueron humanos escucharon el nombre del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, a causa de este acto meritorio lo recordarán y tomarán refugio en Él sinceramente. Por el poder preternatural de este Buda, todos los dolores serán aliviados, tendrán sentidos agudos, gran sabiduría y amplio conocimiento. Buscarán constantemente las enseñanzas supremas. Siempre encontrarán amigos virtuosos. Cortarán por siempre las redes de los demonios. Romperán el caparazón de su ignorancia, secarán el río de sus aflicciones. Se liberarán de todos los sufrimientos causados por el nacimiento, la vejez, la enfermedad, la muerte, las preocupaciones y las aflicciones.

"Más aún, Manjushri, si hay seres sintientes que se complacen en discutir hasta llegar a querellas, y causan aflicciones a sí mismos y a los demás. Por sus acciones, palabras y pensamientos acumulan mucho karma negativo que constantemente se está incrementando. Esto se transforma en un prejuicio para ellos mismos y para los demás, generando daños mutuos. Invocan a los espíritus de los bosques de montaña, de los árboles, las tumbas, y demás. Matan seres vivientes sacan su carne y su sangre, hacen muñecos con sus imágenes utilizando mantras perversos para hechizarlos. Convocan a animales hechizados o comandan fantasmas que levantan cadáveres para que maten o dañen a sus enemigos. Si aquellos seres sintientes escuchan el nombre del Así Venido, Maestros de la Medicina de Resplandor de Cristal, no los dañarán todas aquellas maldades. En todos ellos surgirá un corazón compasivo, desearán beneficiarse, dar paz y felicidad. No causarán daño, no se enojarán ni odiarán. Aprenderán a estar contentos y felices, estarán conformes con lo que les sucede y no desearán usurpar ni invadir ( la propiedad de los demás), ayudándose unos a otros.

"Más aún, Manjushri, si entre los cuatro tipos de asambleas, de Bhikshus, Bikhunis, upasakas, y upasikas y los buenos hombres y mujeres de fe pura que mantienen los ocho preceptos durante un año o tres meses, sosteniéndolos, hay quienes con estas buenas raíces desean realmente nacer en el Mundo de la Suprema Felicidad del Oeste, donde reside el Buda de la Vida Infinita, Amida, para escuchar y aprender la enseñanza correcta, pero su determinación tal vez no es muy firme, si escuchan el nombre del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, cuando llegue su hora final, los ocho grandes Bodhisattvas: el Bodhisattva Manjushri, Bodhisattva Avalokiteshvara, Bodhisattva Mahasthamaprapta, Bodhisattva Akshayamati, Bodhisattva Ratna-cadanakusuma, Bodhisattva Bhaisajya-raji, Bodhisattva Bhasajya-samudgata y el Bodhisattva Maitreya, aparecerán en el espacio para mostrarles el camino y naturalmente nacerán por transformación en esa tierra, en medio de preciosas flores de múltiples colores.

"Por esta causa también podrán nacer en los cielos y aunque renazcan en los cielos sus buenas raíces no se extinguirán. Nunca volverán a renacer en los Senderos Nefastos. Al terminar su vida en los cielos nacerán nuevamente entre los seres humanos o serán reyes que hacen girar la Rueda, quienes gobernarán los cuatro continentes libremente con asombrosa virtud y guiarán a incontables cientos de miles de seres sintientes en los diez caminos virtuosos, o nacerán como kshatriyas, brahmanes o en familias de discípulos. Tendrán riquezas con abundantes depósitos totalmente llenos, agradable apariencia, familias completas, serán inteligentes y sabios, bravos y valientes como grandes atletas. Si una mujer escucha el nombre del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal y lo retiene sinceramente, nunca volverá a nacer como mujer.

"Más aún, Manjushri, cuando aquél Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal alcanzó la iluminación, por el poder de sus votos contempló a todos los seres sintientes que estaban experimentando diversas enfermedades y sufrimientos provocados por inanición, deshidratación, fiebre amarilla, o por ser lastimados por animales hechizados, muriendo naturalmente jóvenes o de muerte prematura, deseando poner fin a estos sufrimientos y cumplir sus deseos".

En ese momento, el Honrado por el Mundo entró en un Samadhi llamado "Extinguiendo todos los sufrimientos y angustias de los seres vivientes", luego de entrar en su máxima concentración, emitió una gran luz desde su coronilla. Dentro de esta luz brillante recitó la siguiente gran Dharani:

OM NAMO BHAGAVATE BHAISHAJYA GURU VAIDURYA PRABHA RAJAYA TATHAGATAYA ARHATE SAMYAK SAMBUDDHAYA TADYATHA OM BHAISHAJYA BHAISHAJYA MAHA BHAISHAJYA BHAISHAJYE RAJA SAMUDGATE SVAHA.

En ese momento, luego de finalizar la recitación de este mantra, dentro de ese inmenso esplendor, la Tierra se sacudió y emitió un gran brillo y las enfermedades y sufrimientos de todos los seres vivientes fueron eliminados, reinando la paz y la felicidad.

"Manjushri, al ver a un hombre o una mujer que está enfermo y sufriendo, se lo debe atender diligentemente de la siguiente manera: Primero lavarle el cuerpo y enjuagar su boca o alimentarlo, o darle sus medicinas, o agua libre de insectos sobre la cual se ha recitado este mantra ciento ocho veces.

"Luego de que el enfermo la haya bebido, todas sus enfermedades y sufrimientos serán eliminados. Si tiene otro deseo, deberá recitarlo de todo corazón de la misma manera. Entonces obtendrá todo lo que desea y estará libre de enfermedades y tendrá larga vida. Cuando termine su vida renacerá en aquél mundo y nunca retrocederá hasta alcanzar el Bodhi. Por lo tanto, Manjushri, si hay hombres y mujeres que frente a aquél Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, cuidadosamente hacen ofrendas y lo honran, deberían recitar frecuentemente este mantra y no olvidarlo.

"Más aún, Manjushri, si hay hombres y mujeres de fe pura que han escuchado los nombres del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, Arhat, De Iluminación Ecuánime, deberían recitarlos y mantenerlos. Por la mañana, después de lavarse la boca y lavarse el cuerpo, deben hacer ofrendas de diversas flores perfumadas, incienso, bálsamos fragantes y ejecutar diversos tipos de instrumentos musicales frente a la imagen de aquél Buda.

"Acerca de este Sutra, deberán copiarlo o enseñarles a otros que lo hagan y recibir y mantenerlo de todo corazón. Deberán hacer ofrendas al Maestro del Dharma del cual escucharon su explicación, de todos los bienes necesarios para mantener su cuerpo, para que no le falte nada. De esta forma recibirán la protección cuidadosa de los Buddhas. Todos sus deseos serán satisfechos hasta llegar al Bodhi".

En ese momento, el joven Manjushri le dijo al Buda: "Honrado por el Mundo. Hago el voto de que en la Era de la Apariencia del Dharma, utilizando diversos medios hábiles haré que los buenos hombres y mujeres de fe pura escuchen el nombre del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal. Hasta mientras duerman seguirán sosteniendo el nombre del Buda como si estuvieran despiertos

"Honrado por el Mundo, si donde existe este Sutra hay quien lo lea y recite, explique a otros sus significado, lo copie o enseñe a otros que lo hagan, lo reverencie y lo respete haciéndole ofrendas y diversas flores, bálsamos fragantes, incienso en polvo, varillas de incienso, guirnaldas de flores, collares, estandartes, parasoles y ejecute diversos tipos de instrumentos musicales, debería confeccionar una bolsa de hilos de cinco colores para colocar el Sutra en ella y mientras, limpiar un lugar y preparar un altar elevado en donde colocarlo. Entonces los Cuatro Grandes Reyes Celestiales y sus séquitos e incontables cientos de miles de seres celestiales irán a ese lugar para hacerle ofrendas y protegerlo.

"Honrado por el Mundo, debería hacerse conocer que si en el lugar donde circula este precioso Sutra las personas pueden recibirlo y mantenerlo, entonces, por el poder de los méritos y virtudes de los votos originales de aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, gracias a haber escuchado su nombre, ninguna de aquellas personas tendrá una muerte prematura.

"Además, los fantasmas y espíritus perversos tampoco podrán robar su energía vital. Aquellos a quienes ya les han robado su energía vital, recobrarán su salud y estarán felices y en paz de cuerpo y mente".

El Buda le contestó a Manjushri: "¡Ciertamente! ¡Ciertamente! ¡Es así como tú dices, Manjushri!.Si hay buenos hombres y mujeres de fe pura que deseen hacer ofrendas al Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, primero deberán hacer una imagen de aquél Buda, preparar un altar limpio y puro para colocar la imagen y adornarla con flores, quemar diversos tipos de incienso y decorarlo con diversos tipos de estandartes y parasoles.

"Durante siete días con sus noches observar los ocho preceptos y comer alimentos limpios y puros, higienizarse hasta estar limpios y perfumados y vestirse con ropa limpia y pura. Deberán mantener sus mentes sin contaminar, libres de enojo y maldad. Deberán tener una mente pacífica y alegre, misericordiosa y compasiva, jubilosa, generosa y ecuánime hacia todos los seres sintientes. Deberán de alabar este Sutra con oraciones y cantos, circunvalando la imagen del Buddha por la derecha. Deberán recordar los méritos y virtudes de los votos originales de aquél Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, así como leer y recitar este Sutra, reflexionar acerca de su significado, disertarlo y explicarlo. De esta forma, todos los deseos serán realizados: aquellos que desean longevidad, tendrán longevidad, los que desean gran riqueza tendrán gran riqueza, si desean un puesto en el gobierno tendrán un puesto en el gobierno, los que desean descendencia tendrán niños o niñas.

"Más aún, si una persona repentinamente tiene pesadillas, observa malos presagios, aves extrañas que se agrupan o percibe muchos sucesos inexplicables en su casa, pueden realizar respetuosamente diversas ofrendas valiosas a aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal. Las pesadillas, los malos presagios y aquellos fenómenos desagradables desaparecerán y no llegará a sufrir ningún daño.

"O cuando esté amenazado por agua, fuego, cuchillos, venenos, o esté amenazado por malvados elefantes, leones, tigres, lobos, osos, víboras, escorpiones, ciempiés, milpiés, mosquitos u otras cosas espantosas, si puede recordar a aquél Buddha y ofrendarle respetuosamente, será liberado de todos estos acontecimientos espantosos. Cuando un país es invadido por otro o hay revueltas de bandidos, recordando respetuosamente a aquél Tathagata, todos serán liberados.

"Más aún, Manjushri, Si hay un buen hombre o buena mujer de fe pura que hasta el final de su vida no tome refugio con ningún dios y tome refugio en el Buddha, el Dharma, y el Sangha con ese único objetivo en la mente, que acepte y mantenga los preceptos, como ser: los cinco preceptos, los diez preceptos, los cuatrocientos preceptos del Bodhisattva, los doscientos cincuenta preceptos de los Bhikshus o los quinientos preceptos de las Bikhunis. Si mientras los mantiene ha violado alguno de los preceptos y tiene miedo de caer en los destinos nefastos, si puede concentrarse en recitar el nombre del Buddha y hacerle ofrendas respetuosamente, con seguridad no nacerá en los Tres Destinos Malignos.

"Si hay una mujer que está sufriendo un gran dolor en medio del trabajo de parto, si puede recitar el nombre concentradamente, reverenciar y hacer ofrendas respetuosamente a aquél Tathagata, todos sus sufrimientos serán eliminados. El niño recién nacido tendrá rasgos completos y una apariencia agradable. Quienes lo vean estarán contentos de hacerlo, será inteligente, sabio y tranquilo y tendrá pocas enfermedades. Ningún espíritu malvado podrá quitarle su vitalidad".

En aquél momento, el Honrado por el Mundo le dirigió a Ananda las siguientes palabras: "Los méritos y virtudes del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal que yo acabo de alabar, son la práctica extremadamente profunda de todos los Budas. Es difícil de comprender. ¿Tú lo crees o no?"

Ananda se dirigió al Buda diciendo: "Honrado por el Mundo, yo no dudo de ninguna manera acerca de esta enseñanza hablada por el Tathagata. ¿Por qué? Los karmas del cuerpo, boca y mente de todos los Tathagatas son puros. Honrado por el Mundo, el Sol y la Luna pueden caer, el Rey de las Montañas, Maravillosamente alto, puede sacudirse, pero las palabras de los Budas nunca cambiarán.

“Honrado por el Mundo, hay seres vivientes de poca fe que escuchan sobre las prácticas extremadamente profundas de todos los Budas y piensan ¿Cómo puede ser que por recitar el nombre de un Buda, el Tathagata Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal puedan obtenerse tales méritos y virtudes? Debido a esa falta de fe, difaman. Durante la larga noche pierden grandes beneficios y felicidad y caen en los destinos nefastos en donde vagan sin cesar".

El Buda le dijo a Ananda: "Si estos seres sintientes escuchan el nombre del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, y lo reciben y mantienen concentradamente en sus mentes, sin duda alguna, absolutamente no podrán caer en los Senderos Nefastos.

"¡Ananda!. Ésta es la práctica extremadamente profunda de todos los Budas, la cual es muy difícil de creer y entender. Tú deberías saber que puedes aceptar esto gracias al asombroso poder del Tathagata.

"Ananda, todos los Shravakas, los Pratyekabuddhas y los Bodhisattvas que no han llegado al décimo estado (Bhumi), no pueden creer y entender este Dharma tal cual es. Solamente pueden hacerlo los Bodhisattvas que alcanzarán la Budeidad en una sola vida.

"Ananda, la forma humana es difícil de lograr, también es difícil tener fe y respetar a las Tres Joyas. Aún es más difícil escuchar el nombre del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, Ananda, aquél Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal ha realizado ilimitadas prácticas de Bodhisattva, innumerables vastos y grandiosos votos, y ha utilizado una ilimitada habilidad en el uso de los medios. Si hablase ampliamente acerca de ellos durante un kalpa o más, el kalpa terminaría rápidamente, pero la práctica, votos y habilidad en el uso de los medios de aquél Buddha no terminarían".

En aquél momento, en la asamblea había un Bodhisattva Mahasattva llamado Aquél que Rescata y Libera. Éste se levantó de su asiento, descubrió su hombro derecho, posó su rodilla derecha en el suelo, hizo una reverencia con sus manos juntas y dijo al Buda: "Honrado por el Mundo, en la Era de la Apariencia del Dharma habrá seres vivientes padeciendo todo tipo de enfermedades. Estarán débiles y delgados a causa de una dolencia prolongada, sin poder comer ni beber, con sus gargantas y labios secos. Mientras aparecen los signos de la muerte, un ser semejante ve la oscuridad en cualquier parte a la que observe. Rodeado por sus padres, familiares, amigos y conocidos llorando a su alrededor, ve al mensajero de Yama conduciendo su espíritu ante Yama, el Rey de la Justicia. Cada ser sintiente tiene espíritus que graban sus actos buenos o males para presentar ante Yama, Rey de la Justicia. En ese momento, aquél rey interrogará a esa persona y calculará sus actos y de acuerdo a sus actos buenos o males la juzgará.

"Si en ese momento, los parientes, conocidos y amigos de la persona enferma pueden tomar refugio en lugar de ella con el Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, y solicitar que miembros del Sangha reciten este Sutra, enciendan siete filas de lámparas, cuelguen estandartes de cinco colores para la prolongación de la vida, entonces es posible que su espíritu regrese. La persona por sí misma verá todo muy claramente como si se tratase de un sueño.

"Si su espíritu retorna luego de siete, veintiún, treinta y cinco o cuarenta y nueve días, su conciencia retornará como si hubiese despertado de un sueño y recordará las retribuciones de su buen y mal karma, habiendo sido testigo del fruto de su karma. Aunque su vida corra peligro no cometerá ningún tipo de mal karma. Por lo tanto, buenos hombres y mujeres de fe pura, deberían aceptar y mantener el nombre del Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal y hacer ofrendas respetuosamente de acuerdo con sus posibilidades."

En aquél momento Ananda preguntó al Bodhisattva Aquél que Rescata y Libera: "Buen hombre. ¿Cómo deberemos adorar y hacer ofrendas a aquél Así Venido Maestro de la Medicina Resplandor de Cristal? Y ¿cómo deberemos hacer estandartes y lámparas para la prolongación de la vida?"

El Bodhisattva Aquél que Rescata y Libera dijo: "Hombre de gran virtud. Si hay una persona enferma que quiere ser liberada de su enfermedad y sufrimiento, uno deberá aceptar y mantener los ocho preceptos en su nombre durante siete días y noches y hacer ofrendas de comida, bebida, y otros elementos necesarios a los Bhikshus del Sangha según sus posibilidades.

"Durante los seis períodos del día y de la noche, uno deberá reverencia y practicar el Camino, hacer ofrendas al Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal, leer y recitar este Sutra cuarenta y nueve veces, encender cuarenta y nueve lámparas y hacer siete imágenes de aquél Tathagata. Colocar siete lámparas frente a cada imagen, cada lámpara tan grande como la rueda de un carro y mantenerlas encendidas continuamente durante cuarenta y nueve días. Fabricar estandartes de cinco colores de cuarenta y nueve palmos de largo y liberar diversos seres vivientes, tantos como cuarenta y nueve especies. De esta manera (el enfermo) podrá superar el peligro y no sufrirá una muerte prematura ni será retenido por fantasmas perverso.

"Más aún, Ananda, si hay kshatriyas que serán ungidos como soberanos, al momento del surgimiento de calamidades, como epidemias entre la población, invasión por países extranjeros, rebelión en sus territorios, cambios inusuales en las estrellas, eclipses lunares o solares, vientos y lluvias fuera de temporada o sequías prolongadas, aquellos kshatriyas que serán ungidos en la coronilla como soberanos deberán tener un corazón compasivo y misericordioso hacia todos los seres sintientes y liberar a todos los prisioneros.


"Deberán seguir los métodos mencionados anteriormente para hacerle ofrendas a aquél Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal. Gracias a estas buenas raíces y al poder de los votos originales de aquél Tathagata, el país estará seguro y en paz, los vientos y lluvias serán oportunos, las cosechas madurarán y todos los seres sintientes estarán alegres y no se enfermarán. En aquél país no habrá violencia ni malvados yakshas u otros espíritus que molesten y desaparecerán los malos presagios. Los kshatriyas qué serán ungidos en la coronilla como soberanos estarán libres y no tendrán enfermedades, su salud se fortalecerá y sus vidas se prolongaran.

"Ananda, si las reinas, los príncipes, ministros o consejeros de la corte, las mujeres del palacio, los funcionarios o la gente común sufren enfermedades y otras dificultades, también deberán colgar estandartes de cinco colores, encender lámparas y mantener sus luces encendidas. Deberán liberar seres vivos, esparcir flores de variados colores y quemar diversos inciensos preciosos. Ellos serán curados de sus enfermedades y de sus diversas dificultades"

En aquél momento, Ananda preguntó al Bodhisattva Aquél que Rescata y Libera: "Buen hombre ¿Cómo puede prolongarse una vida que ha llegado a su fin?"

El Bodhisattva Aquél que Rescata y Libera respondió: "Ser de gran virtud, ¿acaso no has escuchado al Tathagata decir que hay nueve clases de muerte prematura? Por eso se aconseja a la gente a hacer lámparas y estandartes para la prolongación de la vida y a cultivar bendiciones y virtudes. A través del cultivo de bendiciones mencionado serán liberados del sufrimiento y las dificultades por el resto de sus vidas."

Entonces Ananda preguntó: "¿Cuáles son las nueve clases de muerte prematura?"

El Bodhisattva Aquél que Rescata y Libera dijo: "Puede haber seres vivientes que aunque apenas estén enfermos no tengan un médico que los atienda ni medicinas o pueden encontrarse con un médico que les prescriba un medicamento erróneo y aunque no deberían morir, como consecuencia tienen una muerte prematura. Algunos creen en malvadas sectas mundanas alejadas del Camino, cuyos maestros los asustan con falsas profecías. Con sus mentes fuera de sí consultan para ver qué calamidades le esperan. Matan seres vivientes para que las divinidades y los fantasmas wan liang los protejan y bendigan y prolonguen sus vidas. Aunque desean prolongar sus vidas, nunca lograrán su objetivo. Como tontos, ignorantes y perturbados se aferran a creencias erróneas y puntos de vista incorrectos. Entonces esto causa una muerte prematura, y caen en los infiernos sin poder salir. Ésta es la primera clase de muerte prematura.

"La segunda clase de muerte prematura es la ejecutada en manos de la ley.

"La tercera clase de muerte prematura es la provocada por cazar por deporte, satisfacerse con la lujuria y la bebida o por ser excesivamente inmoral y luego ser abordado por seres no humanos que roban su esencia y energía.

"La cuarta clase de muerte prematura es a causa del fuego.

"La quinta clase de muerte prematura es a causa del agua.

"La sexta clase de muerte prematura es ser devorado por bestias salvajes.

"La séptima clase de muerte prematura es caer de un acantilado.

"La octava clase de muerte prematura es por envenenamiento, por daños provocados por vudú, mantras perversos o fantasmas que levantan cadáveres.

"La novena clase de muerte prematura es por tener hambre y sed y no conseguir comida y bebida.

"Éstas son las nueve clases de muerte prematura que generalmente menciona el Tathagata. También hay innumerables clases que no pueden describirse completamente.

"Más aún, Ananda, el rey Yama mantiene el registro kármico de todos los habitantes del mundo. Si hay seres que no cumplen su obligación con sus padres, que cometen los cinco actos de rebelión, injurian a la Triple Joya, quebrantan las leyes del país o violan los preceptos, entonces Yama, el Rey de la Justicia, los examina y castiga según la gravedad de sus ofensas. Por lo tanto, aliento a las personas a encender lámparas y hacer estandartes para liberar a los seres y cultivar bendiciones para que puedan superar el sufrimiento y el peligro e impedir todos los desastres".

En ese momento, en la asamblea había doce grandes generales yakshas. En ella estaban presentes: el gran General Kumbhira, el gran General Vajra, el gran General Mihira, el gran General Andira, el gran General Makuram, el gran General Sindura, el gran General Catura y el gran General Vikarala. Aquellos doce grandes generales yakshas tenían un séquito de siete mil yakshas cada uno.

Todos al unísono levantaron sus voces y se dirigieron al Buda diciendo: "Honrado por el Mundo, gracias al asombroso poder de Buddha hoy nosotros hemos podido escuchar el nombre del Honrado por el Mundo, Así Venido Maestro de la Medicina de Resplandor de Cristal. En consecuencia ya no tememos más a los destinos perversos.

"Juntos y con una sola mente, tomamos refugio en el Buddha, en el Dharma y en el Sangha por el resto de nuestras vidas y juramos proteger y apoyar a todos los seres sintientes, brindándoles beneficios y un jubilo genuino. Dondequiera que este Sutra circule o donde hallan seres sintientes que se aferren al nombre del Buda de la Medicina y respetuosamente le hagan ofrendas, ya sea en ciudades, villas, reinos o campos, los protegeremos. Los libraremos de todo sufrimiento y calamidad y veremos que todos sus deseos sean cumplidos. Los seres sintientes que sean afligidos por enfermedades o calamidades y, deseando escapar reciten o lean este Sutra, deben de atar nuestros nombres con hilos de colores –desatándolos cuando sus deseos hayan sido cumplidos".

Entonces, el Buda alabó a los grandes generales Yakshas con estas palabras: “¡Excelente! ¡Excelente! ¡Es así! ¡Es así! Aquellos de ustedes que deseen repagar la benevolencia y las virtudes del Honrado por el Mundo Buda de la Medicina deberán de brindar beneficios y jubilo a otros de esta manera”.

Ananda luego le pregunto al Buda: "Honrado por el Mundo, ¿Cómo llamaremos a este Sutra y como debemos de ponerlo en practica?"

El Buda le respondió a Ananda: "Este Sutra deberá de ser llamado ‘El Sutra de los Votos Pasados, Meritos y Virtudes del Buda de la Medicina’ o ‘El Dharani de los Votos de los Doce Generales Yakshas para Beneficiar a los Seres Sintientes’. Deberán de llamarlo así".

Cuando el Buda Shakyamuni termino de hablar, los Grandes Bodhisattvas, al igual que los Shravakas, reyes, ministros, brahmanes, hombres, mujeres, devas, nagas, Yakshas, gandharvas, asuras, garudas, kinnaras, mahoragas y otros humanos y no-humanos se regocijaron ante esto. Respetuosamente lo aceptaron y lo pusieron en práctica.

FIN

No comments:

Post a Comment